Comparte con tus amigos

¿Que son los Pólipos Rectoanales en Perros?

Los pólipos rectoanales en perros se caracterizan por el crecimiento de protuberancias en forma de colgajo en las paredes anal y rectal. 

Los pólipos rectoanales en perros pueden estar unidos directamente a la pared intestinal (sésil).

O unidos a través de una conexión cilíndrica en forma de tallo.

La mayoría de los pólipos rectoanales en perros no son cancerosos.

Y son meras extensiones del revestimiento de tejido más interno de las paredes intestinales. 

Y aunque la mayoría de los casos de pólipos generalmente están aislados, hay ocasiones en que los perros sufren de múltiples pólipos.

La condición descrita en este artículo médico puede afectar tanto a perros como a gatos. 

La mayoría de los pólipos en el área rectoanal son benignos.

Y son simplemente extensiones del revestimiento interno del tejido de las paredes intestinales. 

Por lo general, estos pólipos están aislados, aunque algunos perros tienen múltiples pólipos rectoanales

El tratamiento generalmente involucraba cirugía.

Los pólipos se pueden extraer a través de la abertura anal.

O la cirugía se puede realizar endoscópicamente con una aguja o sonda eléctrica.

Síntomas y tipos de pólipos rectoanales en perros

Los perros que padecen esta afección demostrarán esfuerzo o dolor al pasar las heces. 

Las heces pueden mancharse con sangre y / o cubrirse con moco .

Causas

La causa exacta de los pólipos rectoanales en perros no se conoce con claridad. 

Sin embargo, los perros de mediana edad y mayores tienen más probabilidades de contraer este trastorno.

El rotavirus es un virus que daña las vellosidades de los intestinos.

Lo que dificulta que los intestinos absorban los nutrientes de los alimentos: la mala absorción. 

El daño al revestimiento intestinal hace que el perro no pueda digerir la lactosa, un componente de la leche de la madre. 

Esto causa diarrea que extrae agua del cuerpo del perro. 

Si no se trata, el perro se deshidratará gravemente, una situación que podría provocar la muerte. 

Pólipos Rectoanales en Perros

Diagnóstico de pólipos rectoanales en perros

Su veterinario realizará un examen físico exhaustivo de su perro.

Teniendo en cuenta el historial de síntomas y posibles incidentes que podrían haber precipitado esta afección. 

Algunas de las pruebas comunes incluyen un conteo sanguíneo completo y un análisis de orina , que generalmente regresará de manera normal. 

Las herramientas de imagen, como rayos X y ultrasonidos, no son aplicables a este diagnóstico en particular.

Algunas condiciones que pueden producir síntomas similares a los causados ​​por pólipos rectoanales en perros incluyen abscesos, tumores, inflamación, infección del intestinoprolapso rectal. 

El diagnóstico, por lo tanto, generalmente se realiza sobre la base de un examen rectal manual realizado por un veterinario.

O mediante la visualización directa del pólipo a través de la abertura anal externa.

Después de identificar un pólipos rectoanales en perros, se puede realizar una colonoscopia.

Utilizando una cámara tubular, flexible insertada a través de la abertura anal, para verificar la presencia de otros pólipos. 

También se puede completar un estudio patológico detallado del tejido, así como el líquido del pólipo.

Tratamiento

La cirugía generalmente está indicada para el manejo efectivo de pólipos. 

Los pólipos pueden retirarse a través de la abertura anal, después de lo cual la abertura anal se cerrará con puntos de sutura. 

La misma cirugía de extracción se puede realizar endoscópicamente o mediante el uso de una aguja o sonda eléctrica. 

Algunos medicamentos que se pueden recetar son:

Analgésicos no esteroideos

Antibióticos (especialmente antes de la cirugía para prevenir infecciones)

Ablandadores de heces

Las posibles complicaciones incluyen una recaída de los pólipos y el estrechamiento de la abertura anal debido a cicatrices y / o inflamación.

Vivir y administrar

Su veterinario querrá examinar el sitio quirúrgico después de 14 días para asegurarse de que la afección se haya resuelto y que el tejido se esté curando adecuadamente.

Se realizará otro examen a los tres meses y nuevamente a los seis meses después de la cirugía. 

Los exámenes de seguimiento continuarán dos veces al año para verificar la recurrencia. 

Los perros con pólipos rectoanales en perros únicos generalmente no recaen.

Los que tienen lesiones múltiples o difusas tienen un riesgo mucho mayor de recurrencia.