Pekinés razas de perros miniatura

Comparte con tus amigos

Ficha descriptiva

El pekinés razas de perros miniatura, sorprendentemente fornido y musculoso por su tamaño.

El Pekinés es una raza de perro de juguete que se originó en China hace más de 1000 años. 

La raza apenas ha cambiado durante ese tiempo y sigue siendo un perro faldero feliz, adorable y lindo.

Perfecto para inquilinos de apartamentos o personas en busca de un perro pequeño.

El Pekinés tiene una construcción ligeramente larga en forma de pera con cuartos delanteros pesados ​​y cuartos traseros ligeros. 

Su andar tranquilo y digno se parece mucho a un trote ligeramente ondulado. 

Su capa interna es gruesa, mientras que su capa externa es gruesa, larga y recta, alejándose del cuerpo del perro y formando una melena alrededor del área del hombro. 

Esta apariencia de león y su expresión audaz se presta a los orígenes chinos del pequinés.

La altura de este perro van desde los 25 a 28 centímetros las hembras y los machos van de 15 a 23 centímetros.

Mientras que su peso varia entre 3,2 y 6 kilos. Su esperanza de vida es de 12 a 15 años.

Personalidad

Puede parecer tonto, pero el Pekinés es un personaje de pie que es más duro y valiente de lo que sugiere su apariencia. 

La dignidad regia de Pekinés, la importancia personal, la confianza y la racha terca se unen en un perro alegre, afectuoso y afable que te respetará si lo respetas a él. 

Es leal y protector con su gente, ladrando en advertencia cuando aparecen extraños. 

Capacítelo con consistencia firme y amable, utilizando refuerzos positivos como recompensas de comida y elogios. 

Siempre tendrá éxito si puede persuadir a Pekinés de que hacer algo es idea suya, no suya.

El temperamento se ve afectado por una serie de factores, como la herencia, la capacitación y la socialización. 

Los cachorros con buen temperamento son curiosos y juguetones, dispuestos a acercarse a las personas y ser abrazados por ellos. 

Elija el cachorro en el medio del camino, no el que está golpeando a sus compañeros de camada o el que se esconde en la esquina. 

Temperamento

Siempre conozca al menos a uno de los padres, generalmente la madre es la que está disponible, para asegurarse de que tengan un temperamento agradable con el que se sienta cómodo. 

Conocer hermanos u otros parientes de los padres también es útil para evaluar cómo será un cachorro cuando crezca.

Como todos los perros, los pequinés necesitan una socialización temprana (exposición a muchas personas, imágenes, sonidos y experiencias diferentes) cuando son jóvenes. 

La socialización ayuda a garantizar que su cachorro Pekinés crezca para ser un perro completo. 

Aunque puede no ser siempre demostrativo, el pequinés independiente (y a veces terco) en realidad es bastante amoroso. 

Le gusta jugar juegos, pero puede que no sea lo suficientemente activo como para satisfacer a los niños animados. 

Algunos perros tienden a mantenerse alejados de los extraños, mientras que otros son atrevidos. 

El Pekinés simplemente no es el típico perro faldero de una mujer, sin miedo a defenderse y meterse en una escaramuza.

Cuidado del Pekinés

Este perro de juguete compacto y robusto es famoso por su “melena de león”, y su pelaje requiere una buena cantidad de mantenimiento. 

Más largo en el cuello y los hombros, la doble capa gruesa del Pekinés requerirá al menos un cepillado semanal más largo para ayudar a eliminar el vello y evitar la estera, así como un baño ocasional. 

Los propietarios también pueden optar por mantener corto el abrigo de Pekinés para aliviar la carga del aseo. 

El pekinés se desprende estacionalmente, y las esteras o enredos deben resolverse suavemente. 

Como con todas las razas, sus uñas deben cortarse regularmente.

Históricamente criados para proporcionar comodidad y diversión a sus propietarios, los Pekinés solo tienen requisitos modestos de ejercicio diario y son adecuados para la vida en apartamentos. 

Esta raza disfruta participar en juegos y deportes caninos, pero solo a su propio ritmo. 

Sus caminatas deben mantenerse a un ritmo pausado (y nunca con calor excesivo) para evitar el sobrecalentamiento o la dificultad para respirar debido a la estructura de su cara, y también pueden participar en el tiempo de juego en interiores.

Como perros que vivieron en palacios durante siglos, Pekinés puede ser serenamente independiente, al igual que los emperadores que los poseían. 

Como resultado, entrenarlos a veces puede ser un desafío, ya que muchos pekinés se considerarán responsables, por lo que los propietarios de Pekinés tendrán que persuadir a sus perros de que hacer algo es realmente su idea. 

Pekinés razas de perros miniatura

Otros cuidados

No es sorprendente que no respondan bien a ninguna forma de entrenamiento o disciplina dura , ya que estos enfoques pueden conducir a un comportamiento defensivo o incluso agresivo. 

Sin embargo, esta raza siempre está muy alerta y consciente de su entorno, por lo que puede ser un muy buen perro guardián.

La socialización temprana también será necesaria para garantizar que su pequinés se lleve bien con otras mascotas en el hogar, ya que esta es una raza que prefiere estar rodeada de la compañía de humanos (y otros pekinés).

Paseos y rutinas

El Pekinés disfruta de paseos tranquilos al aire libre, pero es igual de feliz teniendo un jugueteo en el interior. 

La postración por calor puede ser fatal para esta raza, por lo que en climas más cálidos, el perro debe mantenerse en habitaciones bien ventiladas y con aire acondicionado. 

En climas más fríos, se puede permitir que deambule al aire libre, pero se debe traer de vuelta a la casa para dormir por la noche. 

El Pekinés es un perro de apartamento perfecto.

Para evitar esteras, su pelaje debe peinarse todas las semanas. 

Mientras tanto, las arrugas de la nariz del pequinés deben limpiarse diariamente para evitar infecciones. 

El Pekinés también tiene una tendencia a roncar debido a su nariz chata.

Alimentación del Pekinés cachorros

Cantidad diaria recomendada: 1/2 a 1 taza de comida seca de alta calidad al día, dividida en dos comidas.

Nota: cuánto come su perro adulto depende de su tamaño, edad, constitución, metabolismo y nivel de actividad. 

Los perros son individuos, al igual que las personas, y no todos necesitan la misma cantidad de alimentos. 

Casi no hace falta decir que un perro altamente activo necesitará más que un perro de teleadicto. 

La calidad de la comida para perros que compra también marca la diferencia: cuanto mejor sea la comida para perros, más lejos irá a nutrir a su perro y menos necesitará agitar en el recipiente de su perro.

Los Pekinés están destinados a ser perros robustos y musculosos que se sienten pesados ​​cuando se levantan, pero no deben ser gordos. 

Mantenga a su pequinés en buena forma midiendo su comida y alimentándolo dos veces al día en lugar de dejarla afuera todo el tiempo. 

Si no está seguro de si tiene sobrepeso , dele la prueba práctica. 

Coloque las manos sobre su espalda, los pulgares a lo largo de la columna, con los dedos extendidos hacia abajo. 

Debería poder sentir pero no ver sus costillas sin tener que presionar con fuerza. 

Si no puede, necesita menos bombones y más ejercicio.

Salud del Pekinés razas de perros miniatura

El Pekinés, es propenso a problemas de salud menores como paladar blando alargado, luxación rotuliana, narinas estenóticas, queratoconjuntivitis sicca, triquiasis, abrasiones corneales, disticiasis y dermatitis del pliegue cutáneo. 

También se sabe que sufre de urolitiasis ocasionalmente. 

Esta raza no tolera bien el calor o la anestesia. Además, los cachorros pekinés a menudo se entregan por cesárea.

Historia y antecedentes

Para aprender sobre el pekinés, primero debes conocer la leyenda del león y el tití. 

Se remonta a la dinastía Tang del siglo VIII, el Perro León, ahora conocido como el Pekinés.

Fue criado por eunucos del palacio y tratado como miembros reales de la familia, incluso teniendo sirvientes del palacio para todas sus necesidades.

Hasta 1000 AD (los pekinés más pequeños eran conocidos como perros de manga, ya que podían llevarse en las grandes mangas de sus dueños chinos).

La cría de pekinés continuó durante el período Tao Kuang (1821-1851).

Después de lo cual los saqueadores británicos saquearon el palacio imperial de verano en 1860, trayendo consigo cinco perros reales del león a Inglaterra.

Uno de estos perros pekinés fue regalado a la reina Victoria, aumentando así la demanda de la raza y asegurando su lugar en la sociedad británica. 

Durante varias décadas, la propiedad de un perro pekinés fue un signo de privilegio y riqueza. 

Hoy en día, su popularidad no ha disminuido ni ha flaqueado, siendo una excelente opción para los amantes de los perros y los conocedores de raza pura.