Japanese Spitz razas de perros pequeños

Comparte con tus amigos

Ficha descriptiva

El Japanese Spitz razas de perros pequeños es una raza pequeña, esponjosa y blanca que se desarrolló en Japón.

Las razas “Spitz“, también llamadas razas del norte, son un tipo de perro que se encuentra comúnmente en regiones frías y nevadas.

Como la mayoría de las razas de spitz, el Spitz japonés tiene una doble capa gruesa, una cabeza en forma de cuña, orejas triangulares verticales y una larga cola que se enrosca hacia arriba y sobre la espalda.

El Japanese Spitz amistoso y amante de la diversión es el perro familiar consumado.

Alegres, tranquilos y limpios, son perros domésticos ideales, lo cual es bueno porque no quieren nada más que estar adentro con sus familias.

El tamaño pequeño y el nivel de energía moderado del Spitz japonés lo convierten en un perro de apartamento ideal.

La mayoría de los Japanese Spitz se llevan muy bien con otros perros, gatos y niños respetuosos.

Su altura varia entre los 30 y 38 centímetros en los machos, mientras que las hembras varia desde los 25 y 35 centímetros.

Mientras que su peso puede variar entre 5 y 9 kilos los machos, mientras que las hembras varia desde los 5 y 9 kilos.

La esperanza de vida esta entre los 10 y 16 años.

Personalidad y Temperamento

Japanese Spitz los perros son apreciados por sus maravillosos temperamentos.

Son muy familiares y tienen un espíritu juguetón.

Estos perros adoran la atención personal, y no responderán bien a ser ignorados o solos por largos períodos de tiempo.

Sus necesidades de energía son bastante promedio.

Un buen paseo al día debería ser perfecto para un Spitz japonés, y también podrían apreciar la oportunidad de correr sin correa.

Debido a que son buenos con otros perros, un viaje al parque para perros les permitirá correr libremente y quemar cualquier exceso de energía.

Dicho esto, cada perro debe tener entrenamiento de socialización, independientemente de su raza, antes de interactuar con otros animales.

Los perros Japanese Spitz son conocidos por su coraje y su naturaleza protectora.

Ladrarán, sorprendentemente fuerte, a los extraños que entren en su territorio, aunque se calmarán si los humanos en quienes confían los tranquilizan.

Deben ser presentados a los visitantes cómodamente.

Los perros Japanese Spitz absorben bien el entrenamiento, y son bastante inteligentes.

Leales, activos, obedientes y afectuosos son palabras que describen con precisión las personalidades de los perros Japanese Spitz, lo que puede contribuir a su continuo crecimiento en popularidad.

Cuidados del Japanese Spitz

El abrigo blanco grueso, esponjoso y lujoso de Japanese Spitz es sorprendentemente fácil de cuidar.

No se requiere recortar y el Spitz japonés tiende a verse y sentirse limpio con solo baños ocasionales, ya que el cabello repele la suciedad de forma natural.

Dos veces al año, el Spitz japonés experimenta un cobertizo pesado de temporada, perdiendo gran parte de su abrigo en el transcurso de unas pocas semanas.

A menudo llamado “abrigo que sopla”, se necesita un cepillado adicional durante este tiempo para reducir la cantidad de cabello que termina en sus muebles y ropa.

Sin embargo, el resto del año, el Spitz japonés arroja menos de lo que piensas y solo requiere un cepillado semanal.

Mantenga las uñas de su Spitz japonés cortas cortándolas semanalmente o cada dos semanas.

Inspeccione las orejas de su Japanese Spitz semanalmente y límpielas con un limpiador de orejas para mascotas cuando se vean sucias.

Aunque los Japanese Spitz tienen mucha energía, no necesitan grandes cantidades de ejercicio.

Spitz japonés disfruta de caminatas diarias. Junto con algunas sesiones de juego en el patio trasero, la mayoría de los Japanese Spitz estarán felices.

Si vives en un departamento, es especialmente importante sacar a tu Japanese Spitz de la casa para caminar y explorar.

El pequeño tamaño del Spitz japonés lo hace muy portátil y les encanta acompañar a su gente en excursiones fuera de la casa.

El Japanese Spitz es muy inteligente y esta raza quiere complacer, por lo que puede ser fácil de entrenar siempre que encuentre la motivación correcta.

Entrenamiento

Algunos Spitz japonés pueden hacer cualquier cosa por un sabroso manjar; otros podrían estar más motivados por su juguete favorito.

Mantenga las sesiones de entrenamiento cortas y dulces, siempre terminando con una nota positiva.

Es importante comenzar a socializar su Japanese Spitz temprano en la adolescencia para evitar la timidez y el nerviosismo excesivos acerca de nuevas personas, lugares y cosas.

Aunque son pequeños, resista el impulso de cuidar a su Spitz japonés y llevarlo a todas partes; déjelo caminar con sus cuatro patas y experimentar el mundo de cerca y personalmente.

Alimentación del Japanese Spitz

Alimente a su Japanese Spitz con un alimento para perros de alta calidad (pídale una recomendación a su criador o veterinario) y asegúrese de repartir las comidas con una taza o escala medidora para evitar la sobrealimentación.

La alimentación gratuita (sin comida todo el día) puede conducir al aumento de peso.

Alimentar comidas programadas dos veces al día es más saludable.

El sobrepeso puede exacerbar problemas en las articulaciones, como las rótulas de luxación, y provocar otros problemas de salud como la diabetes.

Una dieta de perro Japanese Spitz debe formularse para una raza pequeña a mediana con necesidades de energía y ejercicio promedio.

Debe consultar a su veterinario o nutricionista profesional para obtener consejos sobre qué alimentar a su Japanese Spitz individual y los tamaños de porción correctos.

Sus necesidades dietéticas cambiarán a medida que crezcan desde la maternidad hasta la edad adulta y la tercera edad.

Mantente al tanto de estos requerimientos nutricionales.

Salud del Japanese Spitz razas de perros pequeños

Se sabe que la raza japonesa de perros Japanese Spitz es bastante saludable con algunas de las condiciones genéticas que afectan a otros purasangres.

Sin embargo, pueden ser propensos a las rótulas de luxación, una condición en la que las rótulas se dislocan.

También pueden tener los ojos llorosos de vez en cuando, y su piel puede secarse si se bañan con demasiada frecuencia.

Por lo que es importante bañar un Spitz japonés cuando sea necesario.

Los propietarios deben estar atentos a estas condiciones y mantener visitas periódicas al veterinario para detectar y abordar cualquier problema de salud.

El Japanese Spitz es una raza extremadamente saludable con una larga vida útil.

Los criadores de buena reputación tienen a sus Japanese Spitz adultos evaluados para detectar rótulas de lujo para evitar transmitir este problema, que se sabe que ocasionalmente aparece en la raza.

Historia y Antecedentes

El Japanese Spitz se desarrolló en Japón en las décadas de 1920 y 1930 cruzando otros perros de tipo spitz que fueron importados de varios lugares.

Incluidos Australia, Canadá, China, Siberia y los Estados Unidos.

Después de varias décadas cruzando las diversas razas de spitz.

Una raza pequeña, esponjosa y blanca de spitz fue reconocida en 1948 y se llamó Japanese Spitz.

Se mantuvieron registros del programa de cría específico.

Fueron destruidos durante la Segunda Guerra Mundial, por lo que los detalles exactos siguen siendo un misterio.

Las razas que se cree que se utilizarán para el desarrollo del Japanese Spitz incluyen el Spitz alemán blanco, Klein Wolfsspitz (también conocido como Keeshond) y varias razas misceláneas de tipo spitz blanco.

El Japanese Spitz es reconocido por el United Kennel Club, donde forma parte del grupo Northern Breeds.

El Japanese Spitz también forma parte del Servicio de Stock de la Fundación en el American Kennel Club, que es el primer paso hacia un eventual reconocimiento total.

En la década de 1950, los perros Spitz japonés se exportaron a Suecia, luego a Inglaterra y luego a todo el mundo.

Finalmente, los clubes de perreras nacionales de todo el mundo reconocieron al Japanese Spitz como su propia raza, aunque muchos de estos clubes de perreras aún varían en sus estándares de raza, especialmente cuando se trata del tamaño de estos perros.

El American Kennel Club es una excepción, ya que no reconoce al Spitz japonés como una raza separada, principalmente debido al gran parecido con el perro esquimal americano.

La raza sigue creciendo en popularidad en todo el mundo.