Comparte con tus amigos

Ficha Descriptiva

El Galgo Afgano razas de perros grandes de pelo largo, conocido por su largo y sedoso pelaje, es una raza de perros popular por sus cualidades dignas de espectáculo. 

Los galgos afganos se consideran una de las nueve razas antiguas, lo que significa que su ADN está más estrechamente relacionado con los perros de la historia antigua que las razas contemporáneas comunes.

Aunque la raza se originó en Afganistán, se cree que la mayoría de los galgos afganos actuales se originaron a principios del siglo XX en Gran Bretaña. 

Además de su aspecto llamativo, son conocidos por su independencia y confianza en sí mismos, en torno a los humanos con los que se sienten cómodos.

El galgo afgano tiene una altura de entre 63 y 68,5 centímetros y el peso oscila entre los 22.7 y 27 kilos. Tiene una esperanza de vida de 12 a 14 años.

Personalidad y temperamento

Aunque es una raza un tanto reservada y ocasionalmente tímida, al afgano le encanta cazar y perseguir. Sin embargo, un galgo afgano puede vivir una vida feliz en el interior. 

La raza no es dura con los niños, pero el perro puede ponerse de mal humor a veces y comportarse mal. Algunos podrían incluso decir que el galgo afgano casi se parece a un gato en su naturaleza independiente.

Cuidados del Galgo Afgano

Debido a sus pelaje largo, el aseo es una parte esencial del cuidado de un afgano. Su pelaje fino y sedoso debe cepillarse regularmente para evitar enredos, aunque los baños solo se requieren según sea necesario.

Cepille el pelaje de un galgo afgano varias veces por semana para mantener su textura sedosa y reducir el desprendimiento. Además de los cepillados frecuentes, los requisitos de aseo del afgano son relativamente básicos.

Las uñas deben recortarse según sea necesario y se debe brindar atención dental adecuada de manera regular. El pelo largo alrededor de las orejas significa que los perros afganos a menudo son propensos a las infecciones del oído.

Por lo que las orejas deben mantenerse limpias y revisadas regularmente para detectar signos de irritación o infección. Muchos propietarios afganos atan el pelo de la cabeza de su perro en un nudo.

Para evitar que penetre en su comida o atrape bacterias alrededor de sus orejas.

Paseos y rutinas

Los afganos necesitan hacer ejercicio a diario. Pero a menudo están felices de acomodarse en el sofá con sus humanos después de haber tenido la oportunidad de correr. 

Hay que estimular las caminatas o carreras diarias de los galgos afganos, Al igual que las actividades que hacen uso de la caza natural. 

También se recomienda que el galgo afgano tenga la oportunidad de correr sin correa en un área cerrada una o dos veces por semana.

Alimentación del Galgo Afgano

Los perros afganos obtienen mejores resultados con una dieta de alimentos ricos en proteínas y de alta calidad. Los galgos afganos adultos deben comer alrededor de 2 a 2,5 tazas de comida seca al día dividida en dos comidas.

Aunque la comida seca se puede complementar en parte o totalmente con comida húmeda. Los cachorros afganos, que sufren lesiones o enfermedades tienen diferentes necesidades nutricionales.

Por lo que es importante obtener concejos de dieta en perros o instrucciones claras de un veterinario calificado al determinar su dieta. Limite la comida y aumente el ejercicio para los galgos afganos adultos que tienen sobrepeso.

Galgo Afgano razas de perros grandes

Salud del Galgo Afgano razas de perros grandes

Al igual que todos los perros de raza pura, los afganos son propensos a problemas de salud específicos. Aunque eso no significa que todos los perros de la raza los experimentarán. 

El galgo afgano, no es susceptible a ningún problema de salud importante. Cabe señalar que la raza puede sufrir lesiones en la cola y reacciona a la anestesia con barbitúricos. 

Enfermedades de salud como la displasia de cadera canina, cataratas y mielopatía necrótica también se ven ocasionalmente en la raza. 

Para identificar algunos de estos problemas, un veterinario puede realizar exámenes de cadera y ojos en el perro.

Historia y antecedentes

El galgo afgano es una raza antigua. Perteneció a los lebreles del Medio Oriente, y sus antepasados ​​se remontan a la época de los faraones egipcios. 

Inicialmente, la raza fue utilizada como un sabueso por las tribus nómadas para cazar carne y liebres, con la ayuda de los halcones, que se abalanzaron sobre la presa. 

Poco a poco, después de varias generaciones en las tierras montañosas de Afganistán, el galgo afgano se convirtió en un perro ágil con gran resistencia y capacidad de salto.

Durante siglos, la raza se aisló en las montañas afganas y se trajo por primera vez a Inglaterra durante la primera mitad del siglo XX. 

Estos perros se conocían originalmente como sabuesos de Barukhzy o galgos persas. De naturaleza diversa, fue la variedad Zardin la que finalmente se convirtió en la más favorecida.

El galgo afgano alcanzó la cima de su popularidad en la década de 1970, pero aún es conocido en todo el mundo.