Enfermedad de Cushing en perros

Comparte con tus amigos

¿Qué es la enfermedad de Cushing en perros?

La enfermedad de Cushing en perros afecta el sistema endocrino.

Es el sistema colectivo de glándulas que producen y secretan hormonas en el cuerpo.

Una de las cuales es la hormona cortisol. 

A niveles normales, el cortisol realiza muchas funciones útiles, como ayudar a las personas a responder al estrés y modular el sistema inmunitario.

Pero el exceso de cortisol en el cuerpo puede causar mucho daño.

La afección asociada con un exceso de cortisol se conoce médicamente como hiperadrenocorticismo o enfermedad de Cushing.

Y es uno de los trastornos endocrinos más comunes que afecta a los perros.

La enfermedad de Cushing en perros se desarrolla cuando su propio cuerpo produce en exceso el cortisol. 

El hiperadrenocorticismo en perros generalmente afecta a animales de mediana edad a mayores. 

A cualquier edad, tomar altos niveles de medicamentos esteroides para perros o tomar estos medicamentos durante mucho tiempo puede causar los mismos síntomas.

Síntomas de la enfermedad de Cushing en perros

Tenga en cuenta que todos los síntomas no son aparentes en todos los pacientes.

Que muchos de los signos también pueden estar asociados con otras enfermedades.

Para determinar si un perro tiene o no la enfermedad de Cushing en perros.

Un veterinario deberá observar no solo los síntomas de un perro, sino también los resultados de varias pruebas de diagnóstico diferentes.

Aquí hay algunos síntomas comunes asociados con la enfermedad de Cushing en perros:

Aumento de la sed y la micción ( polidipsia  y  poliuria , respectivamente)

Orinar por la noche o tener accidentes

Aumento del hambre

Aumento del jadeo

Pot-bellied abdomen

Obesidad

Almohadillas gordas en el cuello y los hombros.

Pérdida de cabello

Falta de energía

Debilidad muscular

Esterilidad

Oscurecimiento de la piel

Piel delgada

Hematomas

Parches duros y escamosos blancos en la piel, los codos, etc. (asociados con la enfermedad calcinosis cutis) 

¿Qué causa la enfermedad de Cushing en los perros?

La causa más común de hiperadrenocorticismo en perros es un tumor hipofisario benigno (no diseminador). 

En raras ocasiones, los tumores pituitarios pueden ser malignos .

Cuando la enfermedad de Cushing en perros se desarrolla debido a problemas dentro de la glándula pituitaria.

La afección se denomina hiperadrenocorticismo dependiente de la hipófisis.

Los tumores dentro de la glándula suprarrenal (hiperadrenocorticismo dependiente de la suprarrenal).

Son responsables del otro 15 a 20 por ciento de los casos de enfermedad de Cushing en perros.

Los tumores suprarrenales tienen la misma probabilidad de ser benignos o malignos.  

La administración excesiva (dosis altas o a largo plazo) de medicamentos corticosteroides también puede causar hiperadrenocorticismo en perros. 

Estos medicamentos se usan comúnmente para tratar alergias, trastornos inmunes y algunos tipos de cáncer.

Para reducir la inflamación; o como terapia de reemplazo para niveles bajos de cortisona natural.

La enfermedad de Cushing iatrogénica es reversible al suspender o reducir la medicación.

Diagnóstico 

Para diagnosticar la enfermedad de Cushing en perros.

Su veterinario primero tomará un historial completo de salud de su perro y luego realizará un examen físico completo. 

Es probable que se realicen análisis básicos de laboratorio como un perfil de química sanguínea.

Recuento completo de células sanguíneas, examen fecal y  análisis de orina.

Si en base a esta evaluación inicial, su veterinario sospecha que la enfermedad de Cushing es una causa probable de los síntomas de su perro.

Él o ella realizará las pruebas necesarias para diagnosticar definitivamente la afección.

La primera prueba suele ser una proporción de cortisol en orina: creatinina. 

Si los resultados de la prueba son normales, entonces su perro probablemente no tiene la enfermedad de Cushing. 

Si su perro tiene una alta proporción de cortisol en orina: creatinina.

Entonces se requieren más pruebas, ya que muchas condiciones pueden conducir a este resultado.

La prueba más común utilizada para diagnosticar la enfermedad de Cushing en perros es la prueba de supresión de dexametasona en dosis bajas. 

Otros diagnósticos

Se toma una muestra de sangre para medir el nivel basal de cortisol de un perro.

Y luego se administra una pequeña cantidad de dexametasona por inyección.

Los niveles de cortisol en sangre se miden cuatro y ocho horas después de administrar la dexametasona.

En un perro normal, la inyección de dexametasona inhibe la secreción de una hormona que estimula la secreción de cortisol.

Lo que conduce a una disminución en los niveles circulantes de cortisol. 

En un perro con enfermedad de Cushing, el cortisol no se suprime.

Desafortunadamente, ninguna prueba diagnóstica es definitiva para la enfermedad de Cushing en todos los casos. 

Es posible que los veterinarios también necesiten realizar una prueba de estimulación.

Y realizar una ecografía abdominal para determinar si un perro tiene Cushing.

Una ecografía abdominal y radiografías de tórax también pueden ser útiles para determinar si el tumor se ha diseminado y es maligno. 

Enfermedad de Cushing en perros

Tratamiento para la enfermedad de Cushing en perros

El tratamiento para la enfermedad de Cushing en perros que se desarrolla debido al uso excesivo de medicamentos corticosteroides es bastante sencillo. 

Los perros deben ser destetados lentamente de estos medicamentos mientras estén bajo el cuidado de un veterinario. 

Eliminar estos medicamentos demasiado rápido puede conducir a una afección potencialmente mortal llamada crisis de Addison.

Es posible que los perros con síntomas leves asociados con la enfermedad de Cushing en perros dependiente de la hipófisis no necesiten un tratamiento inmediato.

Pero deben ser monitoreados de cerca para determinar cuándo sería beneficioso. 

En general, el tratamiento debe comenzar cuando un perro desarrolla síntomas que son potencialmente peligrosos y / o problemáticos para la mascota o el dueño.

Estos pueden incluir presión arterial alta, aumento de la proporción de proteína en la orina.

Creatinina (evidencia de daño renal), infecciones recurrentes, accidentes urinarios.

Tener que levantarse a media noche para orinar, intolerancia al ejercicio y jadeo excesivo.

Una vez que se haya tomado la decisión de tratar la enfermedad de Cushing dependiente de la hipófisis de un perro.

Un veterinario probablemente recetará trilostano (Vetoryl). 

Este medicamento puede tener efectos secundarios graves, por lo que los perros que lo toman deben ser monitoreados de cerca. 

Trilostane puede interactuar con otros medicamentos comunes para perros.

Por lo que es importante discutir todos los medicamentos y suplementos con su veterinario.

Cuando a un paciente se le diagnostica un tumor suprarrenal.

Se deben tomar radiografías de tórax y posiblemente una tomografía computarizada.

O una resonancia magnética para examinar el cuerpo en busca de una posible propagación metastásica de la enfermedad. 

Si no se observan metástasis.

El perro a menudo recibe un medicamento (trilostano) durante unos meses para reducir el tumor, seguido de una cirugía para extirpar

Vivir y manejar

Si su perro está siendo tratado con trilostano para la enfermedad de Cushing.

Debe estar preparado para continuar el tratamiento durante la vida de su mascota. 

Deberá estar atento a cualquier reacción adversa a estos medicamentos potentes.

Los signos típicos de una reacción adversa son falta de energía, debilidad, falta de apetito, vómitos, diarrea y, a veces, dificultad para caminar. 

Si ocurre alguno de estos efectos secundarios.

Debe comunicarse con su veterinario inmediatamente y suspender la medicación bajo su supervisión.

Debido al costo y los riesgos asociados con el uso de trilostano.

A menudo se recomienda subtratar en lugar de sobretratar a su perro.

Es imprescindible controlar de cerca los niveles de cortisol en la sangre.

Ya que su perro puede enfermarse gravemente si los niveles bajan demasiado.

Su veterinario programará visitas de seguimiento periódicas para controlar los efectos adversos del trilostano.

Asegurarse de que su perro continúe recibiendo la dosis adecuada. 

Los horarios varían, pero debe estar preparado para ver a su veterinario varias veces al año.

Una vez que se haya alcanzado la fase de mantenimiento de la terapia.