Dutch Shepherd razas de perros grandes

Comparte con tus amigos

Ficha descriptiva

El Dutch Shepherd razas de perros grandes se parece al Pastor Belga en tipo de pelaje y características físicas, sin color.

Sus habilidades de pastoreo originales aún intactas, el Dutch Shepherd es vivo, enérgico y activo con mucha resistencia, reflejada en su apariencia física.

Su cuerpo es de tamaño mediano, poderoso y bien musculoso y es un poco más largo que alto.

El raro Dutch Shepherd que, como su nombre indica, es originario de los Países Bajos, a menudo se confunde con los pastores alemanes.

Si bien comparten una ascendencia muy similar, esta raza menos común, sorprendentemente, se considera más fácil de entrenar y puede ser una gran mascota familiar en un hogar activo.

Su altura varia entre los 57 y 62 centímetros en los machos, mientras que las hembras varia desde los 55 y 60 centímetros.

Mientras que su peso puede variar entre 30 kilos los machos, mientras que las hembras varia desde los 30 kilos.

La esperanza de vida esta entre los 12 y 15 años.

Personalidad y Temperamento

Inteligente, independiente y decidido, el Dutch Shepherd puede tener una mente propia, pero no obstante es devoto, ansioso por complacer y obediente hacia su dueño.

Es leal y firme, sirviendo como un vigilante vigilante.

La socialización adecuada es imprescindible para esta raza relativamente reservada.

Los Dutch Shepherd son conocidos por su inteligencia y competencia general en casi todo.

Incluida la agilidad, actuar como perros guardianes, búsqueda y rescate, pastoreo, entrenamiento en el campo, trabajo policial, servicio de perro guía y simplemente ser un compañero familiar.

Son altamente entrenables y ansiosos por complacer, absorbiendo nuevos comandos como una esponja.

Esta raza requiere un entrenador seguro que pueda establecer límites.

Mantener a los perros interesados ​​en aprender y construir una relación de confianza.

El entrenamiento temprano de socialización es importante y los ayudará a mantener la calma cerca de nuevas personas y mascotas.

El Dutch Shepherd es un excelente perro guardián y suele ladrar cuando un extraño ingresa a su territorio.

Esto puede ser beneficioso, pero también es importante que los perros aprendan a interactuar adecuadamente con los invitados.

Los Dutch Shepherd son geniales con la familia, incluso los niños y otras mascotas, y son muy cariñosos y obedientes.

Sin embargo, necesitarán mucho ejercicio, tanto mental como físico, para evitar aburrirse y ser destructivo.

Cuidados del Dutch Shepherd

El pelaje atigrado del Dutch Shepherd puede ser de tres tipos: cabello corto, cabello largo o áspero.

Todos arrojan estacionalmente y por lo tanto requieren un cepillado semanal en promedio.

El cepillado regular de los dientes, la limpieza de oídos y el corte de uñas, así como el baño ocasional, también son imprescindibles.

El Dutch Shepherd se nutre de tener un trabajo que hacer, pero es capaz de encender y apagar el trabajo, el juego y la relajación.

Se le debe dar mucha estimulación mental y física, y es una excelente opción para un hogar activo con otros perros.

Se recomienda el entrenamiento de obediencia para el pastor holandés inteligente e independiente, sin ella, puede llegar a ser muy nervioso.

Un Dutch Shepherd generalmente prosperará en un hogar que sea activo y estimulante. No son aptos para quedarse solos por largos períodos. 4

Es probable que surjan conductas problemáticas si no obtienen suficiente enriquecimiento.

Necesitan caminatas diarias decentes y, idealmente, vivirán con una familia que les ofrecerá la oportunidad de ‘trabajar’.

Otros cuidados

Se destacan en deportes competitivos para perros como la agilidad, el trabajo de nariz y la obediencia.

Cuando reciben cantidades apropiadas de enriquecimiento mental y físico.

Generalmente son reservados y tranquilos en el hogar, y no se consideran de alto mantenimiento.

Es un perro cariñoso, firme y leal que forma fuertes vínculos con su familia.

Con las presentaciones correctas, también viven bien con otros perros y niños.

Sus instintos de protección natural pueden significar que serán protectores y territoriales.

Se requerirá capacitación para garantizar que esto se canalice adecuadamente.

También debe tener en cuenta sus instintos de pastoreo también.

Esté preparado para pedir comportamientos alternativos si comienzan a centrarse demasiado en el pastoreo y la persecución.

Pueden ser de carácter fuerte e independientes.

Esto, combinado con su inteligencia feroz, significa que desarrollarán su propia forma de hacer las cosas si no reciben una formación clara.

Se requerirá capacitación y socialización positivas tempranas, apropiadas y continuas.

Cuando trabaje en su capacitación, probablemente se sorprenderá de lo rápido que captan sus señales y disfrutan aprendiendo.

El pelaje atigrado del Dutch Shepherd viene en tres variedades; un tipo corto, liso, de pelo largo y alambre / con recubrimiento rugoso.

La variedad de pelo es escasa.

Para los tipos lisos y de pelo largo, se requerirá una preparación semanal para eliminar el vello suelto y mantener su pelaje y piel en buenas condiciones.

Durante sus mudas anuales, es posible que deba usar una buena herramienta de eliminación de la mugre.

Alimentación del Dutch Shepherd

Como con cualquier perro, es importante alimentar a su Dutch Shepherd con una dieta de alta calidad y adecuadamente controlada en porciones.

Si llevan un estilo de vida particularmente activo.

Entonces es posible que deba considerar alimentar un alimento con mayor contenido de proteínas o especialmente formulado para perros activos.

La dieta de un Dutch Shepherd debe formularse para un perro activo de tamaño medio a grande con niveles de energía algo altos.

Debe consultar a su veterinario o nutricionista profesional para obtener consejos sobre qué alimentos y porciones son mejores para su perro individual.

También debe considerar agregar suplementos de aceite de pescado a su dieta, ya que esto puede ayudar a mantener su pelaje brillante y su piel sana.

Salud del Dutch Shepherd razas de perros grandes

A diferencia de su pariente excepcionalmente popular, el Pastor Alemán, el Dutch Shepherd tiene muy pocas condiciones heredables y es considerado como una raza muy saludable en general.

Las pocas condiciones que pueden ser un problema ocurren en números relativamente bajos.

Un buen criador habrá realizado controles de salud relevantes en futuros padres.

Displasia de cadera: este es un problema común en muchos perros de razas grandes.

En particular los pastores, y el Dutch Shepherd no es una excepción.

Sin embargo, un buen criador realizará controles de salud.

Goniodisplasia: se relaciona con un flujo restringido de líquido desde el ojo.

En casos severos, puede conducir a la ceguera.

Si bien es raro, se ha demostrado que esta condición afecta la variedad de pelo áspero de la raza.

Una vez más, los buenos criadores evaluarán a los padres para esta condición.

Miopatía inflamatoria: estudios recientes han identificado otra enfermedad hereditaria.

Específicamente de los Dutch Shepherd, que se ha denominado miopatía inflamatoria.

Es progresivo e implica la rápida degeneración de los músculos.

No existe una cura, pero es posible evaluar la salud de los padres para evitar que los cachorros desarrollen la afección.

Historia y antecedentes

Como con la mayoría de los perros de pastor, el Dutch Shepherd se desarrolló originalmente por sus habilidades de pastoreo.

A veces también se les conoce como pastores holandeses.

Tenían demanda debido a los altos volúmenes de cultivos herbáceos y ganaderos en los Países Bajos en el siglo XIX.

Sus capacidades generales significaban que a menudo también se usaban como perros guardianes de granja.

Su fuerza significaba que incluso podían jalar carretas.

El primer estándar de raza se reconoció en 1898 y, luego, en 1914, se actualizó para que solo se aceptara el color atigrado.

Esto ayudó a distinguirlos claramente de sus parientes pastores alemanes y belgas.

A principios del siglo XX, la agricultura se estaba industrializando y la recuperación de tierras era común.

Estas técnicas agrícolas modernas significaron que las habilidades del Dutch Shepherd ya no eran muy demandadas.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la cría prácticamente se detuvo, y muchos perros perecieron como resultado de la pelea.

Estos maravillosos perros casi se extinguieron.

Aunque los entusiastas restablecieron los programas de reproducción después de la guerra.

El Dutch Shepherd sigue siendo una raza rara hasta el día de hoy.

También todavía tienen una gran inteligencia, temperamentos y habilidades laborales.

A menudo son utilizados por la policía y el ejército, para búsqueda y rescate, y también como perros de asistencia.