Derrame pleural en perros (líquido en el pecho)

Comparte con tus amigos

El derrame pleural en perros ocurre cuando hay una acumulación de líquido en el área del cofre conocida como la cavidad pleural, que es el espacio estéril que rodea los pulmones y el corazón. 

Cuando esto ocurre, puede ejercer presión sobre los pulmones de un perro y dificultar la respiración.

La afección puede desarrollarse cuando la cavidad pleural no absorbe suficiente líquido o cuando se produce demasiado líquido. 

A veces, los veterinarios pueden encontrar derrame pleural en perros en los controles regulares, pero la mayoría de las veces no se encuentra hasta que los perros muestran síntomas de dificultad respiratoria.

Si ve signos de derrame pleural en perros, consulte a su veterinario para obtener un diagnóstico y tratamiento adecuados.

Esto es lo que debe saber sobre los síntomas, las causas y los tratamientos para el derrame pleural en perros.

Síntomas de derrame pleural en perros

Los síntomas de derrame pleural en los perros pueden comenzar de forma leve cuando solo se acumula una pequeña cantidad de líquido en el tórax, pero empeorarán progresivamente a medida que se acumule más líquido. 

La condición en sí misma también puede ser un síntoma de otros problemas subyacentes.

Si ve los siguientes signos de derrame pleural en perros, acuda a su veterinario de inmediato:

  • Intolerancia al ejercicio
  • Letargo
  • Respiración rápida o difícil
  • Tos
  • Jadeo o respiración excesiva con la boca abierta.
  • Ansiedad, inquietud
  • Pérdida de apetito
  • Extendiendo el cuello, como para tomar aire
  • Tomar posiciones inusuales para respirar mejor
  • Encías, lengua o labios pálidos o azulados
  • Baja temperatura corporal
  • Conmoción
Derrame pleural en perros (líquido en el pecho)

Causas del derrame pleural en perros

Existen varios tipos de derrame pleural, cada uno con sus propias causas posibles .

Todos estos tipos producen síntomas similares, aunque pueden requerir diferentes métodos de tratamiento. Estos son los tipos de derrame pleural y sus causas:

Hidrotórax

Esto sucede cuando hay un aumento en la presión hidrostática o una disminución en la presión oncótica. Aquí hay algunas causas posibles:

  • Enfermedad del higado
  • Desnutrición
  • Malabsportion
  • Insuficiencia cardiaca
  • Quemaduras
  • Hemorragia crónica
  • Enfermedad del riñon
  • Intestinal disease

Quilotórax

Esto sucede cuando se acumulan líquido linfático y quilomicrones. Aquí hay algunas causas posibles:

  • Cáncer
  • Vómitos crónicos
  • Hernia de diafragma
  • Lóbulo pulmonar torcido
  • Coágulo de sangre en las venas del cofre.
  • Defectos congénitos presentes desde el nacimiento.

Hemotórax

Esto sucede cuando la sangre se acumula en el cofre. Aquí hay algunas razones que pueden ocurrir:

  • Lesión o trauma
  • Linfoma
  • Tumores de la pared torácica o del corazón.

Pyothorax

Esto sucede cuando se acumula pus y líquido debido a una infección o crecimiento. Aquí hay algunos problemas que pueden causarlo:

  • Lesión
  • Infección micótica o parasitaria
  • Pancreatitis
  • Tromboembolismo pulmonar
  • Gusano del corazón
  • Neumonía
  • Enfermedad esofágica
  • Lupus
  • Artritis Reumatoide

Tratamientos para el derrame pleural en perros

El tratamiento inmediato para el derrame pleural en perros implica aliviar la dificultad respiratoria a través de la oxigenoterapia y luego drenar el líquido de la cavidad torácica con una aguja y un drenaje torácico. 

Es posible que deba estar en su lugar durante varios días, según la gravedad de la afección.

Se pueden colocar otros tubos o derivaciones para extraer líquido de la cavidad toráxica. 

También se puede proporcionar líquido intravenoso para perros que sufren de deshidratación.

El tratamiento adicional a menudo depende de la causa subyacente de la acumulación de líquido. 

El cáncer se puede tratar con quimioterapia o radiación, y las infecciones se pueden tratar con antibióticos. 

A veces puede ser necesaria una cirugía exploratoria para determinar la causa.

También se pueden recetar cambios en la dieta, restricciones de ejercicio, medicamentos y visitas de seguimiento al veterinario para perros en recuperación.

El pronóstico puede variar mucho según la causa subyacente.